In Cirugía Corporal

La cirugía posbariátrica se emplea para reducir el exceso de piel en aquellas personas que han perdido una gran cantidad de peso.

La obesidad es una enfermedad cada vez más frecuente en las sociedades avanzadas. El estilo de vida sedentario y los malos hábitos alimenticios propician un excesivo aumento de peso que puede llegar a incapacitar a las personas.

Los efectos colaterales de la cirugía bariátrica

Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para bajar de peso, se recurre a las técnicas de cirugía bariátrica que, generalmente, consiste en disminuir el volumen del estómago para reducir el apetito. Los candidatos a este tipo de intervención suelen ser personas con obesidad mórbida (es decir, con un IMC > 35).

Tras esta cirugía, la pérdida de peso puede llegar a ser del 60% del peso. De esta forma, las personas consiguen mejorar su autoestima y reducir los riesgos para la salud. Sin embargo, esta intervención no acaba del todo con el problema.

La pérdida de peso tan acusada tiene como consecuencia un exceso de piel que puede suponer importantes inconvenientes para los pacientes. El aspecto estético suele ser un factor muy importante para la autoestima de las personas que han bajado de peso, pero no han recuperado su figura. Sin embargo, no es este el único problema.

El exceso de piel que se acumula, sobre todo, en abdomen, muslos y brazos dificultan el movimiento. Además, en los pliegues formados por la piel se pueden producir hongos y otras alteraciones dermatológicas.

La cirugía posbariátrica para volver a sentirse bien

La cirugía posbariátrica elimina los excedentes de tejido cutáneo tras una reducción de peso de estas proporciones. Esta intervención ayuda a los pacientes a volver a sentirse bien, ya que, después de haberse sometido a un complejo proceso para perder peso, siguen teniendo complejos y problemas en su vida diaria.

Antes de someterse a cirugía posbariátrica, el paciente debe ser evaluado por un equipo médico multidisciplinar, desde nutricionistas hasta psicólogos. El cirujano plástico debe valorar en cada caso particular cuál será el procedimiento para recuperar la figura.

Los profesionales médicos recomiendan que el paciente haya mantenido estable su peso al menos durante un año antes de la intervención. Si sigue perdiendo peso después de la cirugía, volverán a aparecer los excedentes de piel y, si se gana peso, el resultado estético de la cirugía posbariátrica quedará anulado.

La reducción de peso es todo un reto para las personas con obesidad mórbida. El proceso es largo y requiere un cambio en los hábitos de vida. Al perder peso se mejora la hipertensión, la diabetes, los dolores articulares y la movilidad.

Eliminar los excedentes de tejido cutáneo es el último escalón para volver a encontrarse bien en todos los sentidos y comenzar una nueva vida.

¿Tienes dudas sobre la cirugía postbariátrica? Pide una primera cita con el Dr.Barret y responderá a todas tus dudas.

Start typing and press Enter to search