In Cirugía Corporal, Cirugía Facial

Hace algunos años la cirugía estética era un tema que interesaba solo a las mujeres. Por suerte, cada vez más se rompen estas barreras. Los hombres también pasan por el quirófano para mejorar aspectos de su físico con una intervención de cirugía estética.

El porcentaje de pacientes masculinos que se deciden por la cirugía plástica va en aumento. En la actualidad, casi el 15% de las intervenciones se realizan en hombres, según la información facilitada por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).

Complejos fuera: las intervenciones más solicitadas

El perfil más extendido de paciente masculino que opta por la cirugía estética es un hombre soltero o divorciado en torno a 40 años y que comienza a ver los signos de la edad en su rostro y su cuerpo.

Los pacientes más jóvenes suelen estar motivados por problemas estéticos de tipo congénito o por traumatismos. La otoplastia, la ginecomastia y la rinoplastia son las intervenciones más solicitadas en estos casos. A mediana edad suelen interesarse por la liposucción, blefaroplastia y lifting frontal. A partir de los 50, se deciden a pasar por quirófano para un rejuvenecimiento mediante lifting cervicofacial, del tercio medio o total.

Estas son las operaciones de cirugía estética que más demandan los hombres:

Blefaroplastia: consiste en eliminar la piel sobrante de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores. Esta técnica de rejuvenecimiento de la mirada es muy solicitada por ambos sexos.

Rinoplastia: el tabique nasal torcido puede ser congénito o a consecuencia de un traumatismo. Con la rinoplastia se corrige la forma y tamaño de la nariz para que quede más proporcionada con el rostro. Además, soluciona los problemas respiratorios que suelen acompañar a una nariz desviada.

Otoplastia: un tratamiento realizado con frecuencia en la infancia o adolescencia. Con esta operación se corrigen, entre otras, las “orejas de soplillo” y se eliminan complejos.

Lifting: el rejuvenecimiento facial con técnicas duraderas, como el lifting, es cada vez más solicitado por los hombres. Por lo general se deciden a partir de los 50 años, cuando los signos de envejecimiento son más evidentes.

Ginecomastia: uno de los mayores complejos estéticos de los hombres es el exceso de glándula mamaria, que puede estar causada por cambios hormonales en la pubertad, por obesidad o por la ingesta de anabolizantes esteroideos. Con la ginecomastia se elimina el exceso de mama para conseguir el aspecto deseado.

Liposucción: mediante la liposucción se elimina la grasa localizada. Las principales zonas que se tratan con esta técnica son el abdomen, los flancos y la papada. Estas intervenciones se pueden combinar con otras aprovechando la grasa extraída para definir los músculos pectorales o para dar forma y volumen a los glúteos.

Vivimos una época en la que tanto hombres como mujeres cuidan su aspecto y pasan por el quirófano sin complejos. En lo que más se diferencian es en los cuidados postoperatorios. Los varones suelen ser menos estrictos tras la intervención, lo que puede influir en los resultados y posterior satisfacción del paciente.

¿Tienes dudas sobre alguna de estas intervenciones? El Dr.Barret realiza una primera visita de forma presencial o telemática en la que responde a las dudas y preguntas que el paciente suele tener antes de realizar la intervención en cuestión.

Start typing and press Enter to search

prótesis mamarias B-Litecirugía estética y autoestima